# No listado
04/12/2018

DIFAMAR EN UNA RESEÑA NO ES GRATIS (fallo en inglés)

SUMARIO:

               Condenaron a una mujer a pagar más de 300.000 dólares por los daños que ocasionó al hacer una reseña falsa en Google. El damnificado era un cirujano plástico que la demandó por criticar falsamente su trabajo.

La Corte Suprema New South Wales, Australia, condenó a una mujer a pagar más $530.000 dólares australianos (aproximadamente 357.000 dólares americanos) por difamar a un cirujano plástico en una reseña de Google.

En el caso “Tavakoli v Imisides” el médico demandó a su paciente por los daños que le ocasionó al criticar falsamente su trabajo en un comentario on line. La mujer se había quejado del supuestamente deficiente desempeño profesional del facultativo.

En el reclamo por difamación y falsedad injuriosa, el médico reclama que de la reseña de Google surgen las siguientes imputaciones contra el facultativo:

(a) que el demandante es un cirujano plástico incompetente, y que la rinoplastia que realizó fue un fracaso.

(b) que el demandante es cruel en sus tratos como médico, ya que no proporciona asistencia a sus pacientes que no están contentos con sus resultados postquirúrgicos.

(c) que el demandante es un acosador porque intimida a los pacientes que plantean una queja legítima sobre su trabajo mediante el uso de sus abogados para amenazarlos. 

Las reseñas de la paciente eran difamatorias para el demandante, y consideró que fueron falsas y maliciosas, realizadas con el claro objetivo de afectar su reputación profesional. 

Además, desobedeciendo a una orden judicial que la obligaba a borrar el texto difamante, la paciente dejó que permaneciera on line durante varias semanas. Meses después redactó una segunda reseña donde continuó agraviando al cirujano, en los mismos términos que en la anterior.

En su fallo, el Tribunal reconoció las publicaciones como difamatorias para el demandante, y consideró que fueron falsas y maliciosas, realizadas con el claro objetivo de afectar su reputación profesional.

Los actos de la demandante, además ocasionaron una palpable pérdida de visitas al sitio web profesional del cirujano, lo que fue tenido en cuenta por la Justicia al dictar la condena.

Fuente: DiarioJudicial.com

Bajar archivos: